Variaciones sobre el Silencio

 

Tus pies se perfilan en el horizonte. De ellos
surgirán las nubes de la aurora.
Después llegarás vestida de ave
y se precipitarán aludes luminosos
por las laderas de la media mañana.

(Silencio negro.
Silencio blanco. Una copla
se desmaya en el pico del somormujo).

Silentes, las ramas del otoño
se animan a morir
mientras el inmóvil techo de la noche
se precipita en un atardecer licántropo.

Cuanto silencio
en tu deseo
hierático y arcano,
alto como las torres de tu desnudez
colgadora de pendones
pirómana de pasados
lejanos y reciente.

Descalza te atreves a morir
y a revivir
en el filo de la guadaña de la parca.
Descalza
escapas por suelos sembrados de uñas,
de dientes afilados,
de los panes deshechos de la tarde

Tus pies han llegado hasta mi cama. Calentando la noche
el sexo se precipita desde las cumbres del cuarto,
desde la luz precaria que brilla en la mesa de noche
y una bestia de aire enrarecido
se estrella contra los pendones de la cama.

En las cúbicas noches
tus pies escriben sinfonías
y amarizan pájaros y niños
Muestrame tus pies,
cargados de milenios, de los fuegos primeros;
tus pies,
creadores de kalpas.
(En tus dedos
los universos cuelgan en racimos).

El fantasma de las lluvias de la semana que viene
no deja de mecernos,
de acunarnos,
de cantarnos los vórtices
mientras un pájaro rojo y somnoliento
empuja el amor desde mi vientre.

 

(Cubre tus oídos:
las estrellas
aturden).

warhammerphoto a

 

GOCHO VERSOLARI

3 Comments

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.